Saltar al contenido

Empresa pública: Las enormes pérdidas del INI entre 1977 y 1987.

En un pasado artículo ya hablamos sobre el proceso de desindustrialización tanto en España como en el mundo desarollado, un proceso que se atribuye (desde ciertos sectores) a la entrada en la Unión Europea y a la supuesta orden de la UE de desmantelar nuestra industria para poder acceder a esta organización.

En este artículo vamos a tratar de ver cuál era la situación de las empresas públicas pertenecientes al INI (Instituto Nacional de Industria) y al resto de organismos públicos antes de la entrada de España en la Unión Europea. Para ello, vamos a utilizar un amplio trabajo de Funcas titulado “La empresa pública en España”.

Nota: Las cifras en euros son una simple conversión de pesetas a euros, no vienen a significar que esa cantidad de pesetas hoy representen esa cantidad de euros, sino que, por ejemplo, 48.171 millones de pesetas son 289 millones de euros en el año 1977.

Desde el año 1977 hasta el año 1987 las empresas públicas arrojaron resultados negativos, es decir, 10 años seguidos teniendo pérdidas, tal y como podemos comprobar:

Las pérdidas en el año 1977 de las empresas públicas fueron de 289 millones de euros, en 1978 fueron de 570 millones de euros, en 1979 de 748 millones de euros, en 1980 fueron de 1.046 millones de euros, en 1981 de 1.295 millones de euros, en 1982 de 1.794 millones de euros y en 1983 fueron de 2.216 millones de euros.

En el siguiente cuadro podemos observar las pérdidas entre los años 1980 y 1984.

Como se pone de manifiesto, las pérdidas del Instituto Nacional de Industria ascendieron a 72.073 millones de pesetas en 1980, a 100.105 millones en 1981, a 137.943 millones en 1983, a 204.183 millones en 1983 y a 185.000 millones en 1984, acumulando la mayor parte de las pérdidas del conjunto de empresas públicas.

Si lo trasladamos a euros, las pérdidas en 1980 fueron de 433 millones de euros, las pérdidas en 1981 habrían ascendido a 601 millones de euros, en 1982 fueron de 829 millones de euros, en 1983 esas pérdidas se elevaron hasta los 1.227 millones de euros, y en el año 1984 eran de 1.111 millones de euros. Todo esto sin incluir las subvenciones de explotación que les fueron concedidas para tratar de paliar estos déficits.

Durante los años 1985, 1986 y 1987 el INI continuó arrojando resultados negativos, con pérdidas de 979 millones de euros en 1985, de 705 millones de euros en 1986 y de 256 millones de euros en 1987.

Por otro lado, estas no fueron las únicas empresas que arrojaron pérdidas durante estos ejercicios, las sociedades estatales con dependencia directa del Ministerio de Industria (como RENFE, FEVE, los SEPES, Puertos Autónomos, Canal de Isabel II y RTVE) arrojaron pérdidas de 66.761 millones de pesetas en 1980 (401 millones de euros), de 80.280 millones de pesetas en 1981 (482 millones de euros), de 125.272 millones en 1982 (752 millones de euros), de 153.679 millones en 1983 (923 millones de euros) y de 150.000 millones en 1984 (901 millones de euros).

Correos y Telecomunicaciones también declararon pérdidas de 8.595 millones de pesetas en 1980 (51 millones de euros), de 7.273 millones en 1981 (43 millones de euros), de 13.230 millones en 1982 (79 millones de euros), de 9.637 millones en 1983 (58 millones de euros) y de 14.673 millones en 1984 (88 millones de euros).

Si sumamos todas las pérdidas de las empresas mencionadas, vemos que dichas pérdidas fueron de 113.030 millones de pesetas en 1980, de 187.932 millones en 1981, de 283.407 millones en 1982, de 373.445 millones en 1983 y de 356.314 millones en 1984. O lo que es lo mismo, 679 millones de euros en pérdidas en 1980, 1.129 millones de euros en 1981, 1.703 millones de euros en 1982, 2.244 millones de euros en 1983 y 2.141 millones de euros en pérdidas en 1984.

Si desagregamos por empresa, vemos que así se distribuyen las pérdidas entre los años 1981 y 1982:

Así pues, la empresa HUNOSA tenía pérdidas de 20.774 millones de pesetas (124 millones de euros), Astilleros del Noroeste de 3.645 millones de pesetas (21 millones de euros), Grupo Astilleros Españoles de 21.702 millones de pesetas (130 millones de euros), Grupo Álvarez de 2.185 millones de pesetas (13 millones de euros), HJ Barreras de 1.791 millones de pesetas (10 millones de euros), Textil Tarazona de 601 millones de pesetas (3.6 millones de euros), Industrias del Frío y Alimentación de 470 millones de pesetas (2.8 millones de euros), Altos Hornos Mediterráneo de 8.890 millones de pesetas (53 millones de euros), Soler Almirall de 308 millones de pesetas (1.8 millones de euros), SEAT con 25.917 millones de pesetas (155 millones de euros), Babcok Wilcox con 4.969 millones de pesetas (29 millones de euros).

Estas empresas mencionadas eran pertenecientes al INI, las siguientes empresas pertenecían a la Dirección General de Patrominio:

Segarra (Imepiel) con 1.262 millones de pesetas en pérdidas (7.5 millones de euros), Hytasa con 1.360 millones de pesetas (8.17 millones de euros), Intelhorce con 1.540 millones de pérdidas (9 millones de euros), Gossypium con 434 millones de pérdidas (2.6 millones de euros), Presur con 257 millones de pesetas (1.5 millones de euros).

Estas empresas obtenían pérdidas a pesar de las cuantiosas transferencias y subvenciones de explotación que recibían por parte del Estado.

Dichas subvenciones de explotación llegaron a suponer más de un 1% del PIB al año entre los años 1978 y 1985.

Aquí podemos ver la cantidad en pesetas que se destinaba a las distintas empresas públicas entre los años 1970 y 1986 en concepto de subvenciones de explotación:

En cuanto a las transferencias de capital, esta fue la evolución entre 1970 y 1986:

Al igual que con las subvenciones de explotación, las transferencias de capital también llegaron a suponer más de un 1% del PIB al año entre los años 1977 y 1986:

En este cuadro podemos ver la cantidad que fue otorgada por el Estado a las distintas empresas durante el mismo periodo:

Ante esta situación de varios años arrojando resultados negativos, comenzaron las privatizaciones en el año 1985. En este cuadro podemos ver como las principales empresas del INI cosechaban pérdidas en el año de su privatización, a excepción de unas pocas empresas.

Un dato revelador es que durante 1943 y 1986 (salvo en 1949), el INI tuvo un apalancamiento financiero negativo. Esto es que el rendimiento de las inversiones que se han realizado con deuda es inferior al coste de la deuda.

Prácticamente en ningún año el rendimiento de las inversiones fue superior al coste de financiarlas.

Con la privatización de muchas empresas el Estado ya no sólo no tenía que seguir haciendo frente a las pérdidas enormes que año tras año seguían creciendo y suponían una carga adicional para el conjunto de la población, sino que obtenía un ingreso adicional con la venta de estas empresas, aquí algunos ejemplos:

En un siguiente artículo seguiremos profundizando sobre la época de la desindustrialización en España, lo que si podemos sacar en claro es que el conjunto de empresas públicas arrojaba unas pérdidas cada vez mayores, a pesar de las enormes subvenciones y transferencias que recibían, y que el desprendimiento de estas empresas por parte del Estado se hacía acuciante.

Categorías

España, Industria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: