Saltar al contenido

El coste del proteccionismo económico (III)

En este blog ya hemos analizado y expuesto en varias ocasiones como la política proteccionista en la economía lleva aparejada una serie de consecuencias negativas que superan a las supuestas consecuencias positivas. Aquí y aquí hemos demostrado como el proteccionismo económico (aranceles, barreras a la competencia, regulaciones estatales en favor de empresas nacionales, etc.) supone un alto coste por empleo creado o por empleo que se mantiene, un coste que acaba pagando el contribuyente y del que se benefician los trabajadores y empresarios de los sectores protegidos. No obstante, estos no son los únicos costes que tiene el proteccionismo, en el presente artículo vamos a analizar algunos de los muchos problemas que se asocian a esta práctica intervencionista en la economía.

En un trabajo académico del economista estadounidense Douglas Irwin para el PIIE (Instituto Peterson), denominado «Does Trade Reform Promote Economic Growth? A Review of Recent Evidence», hace un estudio de la evidencia más reciente para determinar cómo afecta el proteccionismo económico al crecimiento de los distintos países que se analizan a lo largo del paper, así pues intenta determinar si las reformas comerciales favorecen el progreso económico.

Una de las conclusiones a las que llega este trabajo es que las reformas comerciales que reducen de forma significativa los aranceles a la importación tienen un impacto positivo en el crecimiento económico.

En este gráfico vemos la evolución del tipo de arancel medio en los países desarrollados y en desarrollo desde 1981 hasta 2010, como se puede observar la tendencia es decreciente y observamos como el arancel medio ponderado de los países en vías de desarrollo pasa de casi el 40% en 1983 hasta el 11% en 2010.

En el siguiente gráfico observamos como desde los años 80 se produjo una liberalización de la economía arancelaria en regiones como el Sur de Asia (países como India, Bangladesh o Sri Lanka) que empezaron con aranceles muy altos y los redujeron a más de la mitad a finales de los años 90, en Latino America y el Caribe se pasó de un arancel promedio no ponderado del 32% al 12%, en Asia Oriental y el Pacífico se transitó desde el 29% hasta el 13%.

Sin embargo, no en todas las regiones del mundo se produjo este descenso de los aranceles a las mismas tasas de reducción, en el África Subsahariana la reducción fue más lenta pasando desde el 30% hasta el 18%, en Oriente Medio y el Norte de África la reducción apenas fue de un 4%. Si bien tanto en Europa, como en Asia Central como en las economías industriales la reducción fue menos apreciable, estas regiones ya tenían unos aranceles mucho más bajos que el resto de regiones.

Una aproximación para saber si una política en concreto ha favorecido o perjudicado a la economía en un país es llevar a cabo el «método de control sintético», es decir, crear un escenario contrafactual para tratar de ver cómo se habría comportado dicha economía en ausencia de esas reformas o políticas. Sin ser un método fiable al 100%, si puede ser una aproximación bastante acertada.

Esto es exactamente lo que hacen los economistas Billmeier y Nannicini que aplican el método de control sintético a 30 episodios de liberalización del comercio entre 1963 y 2005. El informe dice lo siguiente:

«Billmeier y Nannicini concluyen que las reformas comerciales tuvieron un impacto positivo en la renta, pero con mucha heterogeneidad entre países y épocas. Esta heterogeneidad no es sorprendente y puede atribuirse a las grandes diferencias en la escala de las reformas adoptadas por los distintos países y a la existencia de políticas complementarias (como las reformas del mercado laboral). En general, los autores encuentran que las reformas económicas en Asia y América Latina tuvieron resultados positivos; el crecimiento del PIB real per cápita fue superior al compuesto contrafactual después de la reforma. En África, algunos de los primeros reformistas también obtuvieron beneficios, pero esto fue menos cierto en el caso de los reformistas tardíos. Los resultados no fueron concluyentes en el caso de los pocos reformistas de Oriente Medio y el Norte de África.»

Así mismo, nos ilustran el caso de éxito en Indonesia, país en el que se produjo un proceso de liberalización en los años 70 que tuvo una gran rentabilidad económica. La renta media en los años anteriores a la liberalización era prácticamente igual a la del control sintético, tras las reformas comerciales la renta per cápita de Indonesia creció mucho. Esta era un 40% más alta que la del estimado contrafactual (en ausencia de reformas) después de cinco años y un 76% más alta que después de 10 años.

Como vemos, la renta per cápita de Indonesia empezó a crecer mucho más tras los años 70, pasando de estar del lado de países como Nepal, India o Bangladesh a superarlos con creces.

Un pequeño matiz en este ejemplo es que las reservas de petróleo que posee Indonesia se hicieron muy valiosas durante la crisis del petróleo de 1973, con lo que esto también puede haber afectado al crecimiento y no sólo ser fruto de las reformas comerciales. Aunque también, según el propio informe, las reformas comerciales comenzaron antes de 1970, concretamente en 1966, fecha en la que Indonesia comienza a despegar.

Pasando a otros países asiáticos, Corea del Sur, donde las reformas comerciales entraron en vigor en 1968, también se considera una historia de éxito, con una renta aproximadamente dos veces superior a la del caso contrafactual al cabo de 10 años. Los resultados también son positivos, pero no tan grandes, en el caso de Filipinas (1988) y Nepal (1991). En cada caso, la credibilidad de los resultados depende casi por completo de si el control sintético es una representación plausible de lo que habría ocurrido si no hubiera habido reforma, algo que sólo puede juzgarse caso por caso.
Los resultados también son generalmente positivos en América Latina. En Barbados, Colombia, Costa Rica y México, los resultados económicos mejoraron tras la liberalización económica. Una década después de la liberalización, la renta per cápita era aproximadamente un 57% más alta en Barbados, un 23% más alta en Colombia, un 26% más alta en Costa Rica y un 21% más alta en México que en el control sintético.

En la siguiente tabla se muestran distintos estudios sobre cuanto crecieron los países analizados tras las reformas comerciales:

Como vemos, el crecimiento de los países analizados oscila entre el 1% y el casi el 3% y los ingresos son entre un 10%-20% más altos después de las reformas comerciales. En todos estos casos analizados, de una amplísima muestra y durante un periodo largo de tiempo, los resultados son positivos (en mayor o menor medida).

En la siguiente tabla se analiza como afectan las reformas comerciales a la productividad industrial.

En el caso chileno, las industrias que se vieron sometidas a la mayor competencia incrementaron su productividad entre un 3-10% más rápido que en los sectores que no vieron afectada su situación. Lo mismo sucedió con el caso de Colombia, donde la productividad aumentó tras la liberalización de ciertos sectores de la economía.

Los cambios en la política comercial de la India entre 1989 y 1996 también fueron favorables, las reducciones de los aranceles sobre los bienes finales supusieron un aumento del 1,7% de la productividad, las reducciones de los aranceles de los bienes intermedios supusieron un aumento del 10,6% de la productividad. Un incremento de la productividad que no fue tal en los sectores más intervenidos y protegidos ante la competencia.

Como ya hemos mencionado al principio, el artículo repasa una numerosa cantidad de trabajos recientes sobre una enorme variedad de países y concluye que las reformas liberalizadoras de la política comercial de los distintos países han tenido un impacto positivo en las economías de dichos países. Un impacto positivo que en unos países se ve más pronunciado que en otros, pero que no deja de ser positivo.

El trabajo que hemos analizado muestra más evidencia de la que hemos hecho mención en este artículo, así que para más información es recomendable leer el paper en cuestión.

En definitiva, como hemos tenido la oportunidad de ver las reformas comerciales encaminadas a una reducción de los aranceles y de las barreras a la importación han supuesto una mejora de la economía, de la renta per cápita y de la productividad de estos países.

Categorías

Proteccionismo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: