Saltar al contenido

Los rescates empresariales de PSOE y Podemos.

Recientemente el Gobierno de España, de PSOE y Podemos, ha acometido una serie de rescates empresariales que quizás hayan pasado algo desapercibidos. El pasado 3 de Noviembre, el Gobierno aprobó un rescate a la aerolínea Air Europa por un valor de 475 millones de euros, y no sólo esto, sino que en la semana pasada se aprobaron dos rescates más, uno a la empresa española Duro Felguera por valor de 120 millones de euros, y otro a la aerolínea venezolana Plus Ultra por 53 millones de euros.

La senda de rescates empresariales podría no tener fin con los casos mencionados sino que podría extenderse a la empresa audiovisual Mediapro, que en estos momentos se encuentra en un proceso de reestructuración financiera y que podría solicitar un rescate a la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales).

Esta serie de rescates empresariales, que ya criticamos y explicamos en su momento el porqué son perjudiciales y no deberían llevarse a cabo, contrastan con la negativa del Gobierno a rebajar el IVA de mascarillas o de la luz porque esto haría que la recaudación fuera menor.

Es bastante llamativo que un Gobierno formado por Unidas Podemos y por el PSOE, partidos que siempre se han caracterizado por criticar duramente rescates como el de las cajas de ahorro (mal llamado “rescate bancario”) o el de las autopistas radiales, ahora se dediquen a rescatar todo tipo de empresas.

No obstante, es cierto que tanto PSOE como Podemos sí que han defendido ciertos rescates según su propia conveniencia. Por ejemplo, Podemos ha defendido rescates como el de Alcoa por considerarlo un sector estratégico y por salvar empleos.

En esta misma línea, el Partido Socialista también ha defendido las ayudas a empresas por considerarlas también estratégicas.

Que Podemos o PSOE hayan criticado rescates empresariales es algo poco criticable, de hecho en algunas de sus críticas a los rescates de las cajas de ahorro o a las autopistas radiales tienen razón, lo que sí es criticable es la incoherencia de ver con buenos ojos unos rescates y ver con malos ojos otros rescates.

Aquí se hace palpable la incongruencia en negarse a rebajar la factura de la luz o de las mascarillas FFP2 porque se produciría una merma recaudatoria en las arcas estatales, cuando al mismo tiempo se aprueban rescates por más de 600 millones de euros.

¿Cómo es posible que tanto PSOE como Unidas Podemos, que siempre han defendido estar del lado de la gente ahora se pongan del lado de las grandes empresas?

Es más, poco parecía importarles la merma recaudatoria a Unidas Podemos cuando le pedían al Gobierno de Mariano Rajoy que bajara el IVA de la luz, aquí veíamos a Pablo Iglesias proponiéndole que bajara dicho impuesto:

Dejando las incoherencias de lado, es verdad que las ayudas a las empresas no suponen un gasto excesivamente grande para los ciudadanos, tengamos en cuenta que partimos de un presupuesto de más de 500.000 millones de euros, y estas ayudas no llegan ni a los 1.000 millones. Sin embargo, la cuestión no es si los rescates empresariales suponen mucho o poco dinero, la cuestión es el rescate en sí. Un rescate no deja de ser una forma en la que todos los contribuyentes tienen que financiar, de forma forzosa, una empresa. Es una forma de convertir a los ciudadanos en “accionistas obligados” de las empresas rescatadas.

La cuestión es que la merma recaudatoria de bajar el IVA de las mascarillas FFP2 o de bajar el IVA de la luz no supondría una minoración de los ingresos ni moderada ni excesivamente grande, recordemos que el Gobierno cifraba la posible pérdida recaudatoria en 1.568 millones de euros. Aquí se incluían todo tipo de mascarillas y no sólo eso, sino que el cálculo era bastante exagerado ya que suponía un gasto de 50 millones de mascarillas al día. Por otro lado, la disminución en los ingresos por bajar el IVA de la luz desde el 21% al 10% sería de unos 5.700 millones de euros. Si bien es cierto que este coste podría ser menos asumible, bajar el IVA especial de la electricidad supondría dejar de recaudar 1.500 millones, algo más factible y que también ayudaría a aliviar la carga impositiva de las familias. Este argumento basado en la disminución de los ingresos no es algo que se comparta aquí, es preferible que la mayor cantidad de dinero posible esté en el bolsillo de los ciudadanos, que es de donde provienen los ingresos estatales. Si el gasto público es mayor o es menor no es algo importante, lo importante es que los ciudadanos tengan el dinero que les corresponde de forma legítima.

Con lo cual, siendo medianamente serios no se puede afirmar que no es posible bajar el IVA de productos que se pueden calificar como “esenciales” (atendiendo a los criterios del Gobierno), y más cuando el mismo Gobierno se muestra proclive a inyectar cantidades millonarias a las distintas empresas.

Si este Gobierno, cuando estaba en la oposición, no se hubiera mostrado partidario de rebajar el IVA de la luz o de cualquier otro producto, no cabría señalar ningún tipo de incoherencia, puesto que se habrían mantenido en una línea que, mejor o peor, sería coherente. La cuestión es que, como es natural en política, una cosa es lo que se dice cuando se está en la oposición y otra lo que se dice cuando se está en el Gobierno.

Por tanto, si bien Podemos y PSOE se mostraban reacios a los rescates empresariales cuando estaban en la oposición, no han tardado mucho en hacer justo lo que criticaban, esto es, ponerse “del lado de los poderosos” y regarles con ayudas millonarias costeadas por el resto de contribuyentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: